La sonrisa de ser luchadora: no víctima

Publicado el 14/07/2011 ~ 10 comentarios
FacebookTuentiTwitterGoogle+AOL MailCompartir
Se le conoce como Tot Amat, pero su nombre es THEODORA DE SWERT. De padres holandeses, de la ciudad de Tilburg. Ellos vinieron a España por razones de trabajo y aquí nació Tot. Aquí creció, estudio Derecho y conoció a Alfonso, su marido. Son padres de 10 hijos, abuelos 12 veces hasta hoy. Ambos son espontáneos, transparentes, luchadores, sin pliegues, amigos de sus amigos.
Tot Tot es así, rezuma vida, optimismo, esfuerzo y empeño alegres, casi como si no costara. Contagia, y es tal cual, contagia vida, ilusión.online australian casinos No te marcharás nunca de su lado, sin haberte reído, con el corazón contento. Sin miedo a las dificultades. Se queja y se ríe, porque se ríe pero le cuesta, solo que ese costarle es animoso.
Sus hijos son como sus padres: sin miedo a la vida. Quizás por eso es que alguno ha puesto su tienda en Argentina, otros se marchan a Chile. Y también tiene otros más cerquita en otras ciudades.
Cuando estudió la carrera de Derecho, como tenía pocas clases y muchos exámenes, tuvo sus experiencias profesionales como agente comercial en el mundo de la moda infantil. Después, al terminar los estudios de Derecho trabajo como pasante en una notaría, pero como ya estaba casada y con hijos, decidió que su libertad de movimientos no tenía precio, que era lo que podía compatibilizar mejor con los horarios de su familia, y así decidió seguir siendo su propia jefe, hasta hoy. Su familia ha sido siempre su prioridad, todas sus decisiones han sido tomadas en función de lo mejor para ellos.
Tot con su amor operativo nos sigue enseñando con sencillez que dos cánceres de mama no importan tanto como seguir desbordándose hacia los demás.

Una manifestación más de RESILIENCIA -ver Laura Renom y la resiliencia- es disfrutar luchando por vivir hacia los demás. El texto que sigue a continuación es una buena explicación de todo lo dicho.
“En el alma de las personas buenas habita la alegría. La alegría que es como una belleza divertidamente agitada.
Todos necesitamos ver caras sonrientes. Rostros que expresen la bondad del corazón. Debe haber un cable, desconocido por los anatomistas, que comunica el corazón con los labios, de manera que cuando el corazón sonríe, el rostro se ilumina de alegría. Sonreír es mostrar al mundo que mi alma vive en paz en medio del río de la vida. Si esa sonrisa es permanente, entonces es que mi paz se ha hecho duradera.
Shakespeare tiene un pasaje genial en su “Julio Cesar” que viene a ilustrar esta idea. Julio y Antonio atraviesan Roma en una cuadriga, se dirigen al circo. El pueblo les saluda a su paso. En una esquina ven a Casio y entonces Julio Cesar comenta: “Rodéame de hombres gruesos, de hombres de cara lustrosa, y tales quede noche duerman bien. He ahí a Casio con su figura extenuada y hambrienta: piensa demasiado, es peligroso. No le temáis Cesar -dice Marco Antonio- no es peligroso, es un noble romano de rectas intenciones. Le quisiera más gordo -replica Julio- lee mucho, es un gran observador y penetra admirablemente en los motivos más intrincados de las acciones humanas. Él no es amigo de diversiones, ni oye música, rara vez sonríe. Tales hombres no sosiegan jamás”.
La alegría de vivir es todo un patrimonio, un tesoro. Los que llegan a adquirir la sabiduría son personas a las que no es fácil arrebatar la alegría. Hay cosas que matizar en el pasaje de Shakespeare, pero quedémonos con esto: “rara vez sonríe”. Todo un tratado de crítica del comportamiento. “Rara vez sonríe”. La verdad genera belleza y genera alegría. La falsedad, los señuelos, las mentiras, la insinceridad, producen almas atormentadas y retorcidas. La alegría de la mentira es efímera, es sólo el preludio de la tristeza.
Ser positivos, tener ojos para ver el bien que late en cada criatura y en cada circunstancia. Esas personas se cotizan. Lo negativo es muy fácil de detectar, valen más quienes encuentran siempre un pensamiento positivo, hermoso. Aunque la situación sea angustiosa, aunque las circunstancias negativas impongan su ley, las personas con corazón sensato encuentran dentro de sí mismas una esperanza que mueve a sonreír. La esperanza se encuentra dentro del propio corazón, no en la hipotética llegada de un cambio externo”. A.S.
Puede verse un testimonio anterior: Ayudas necesarias (cáncer de “mama”)
Etiquetas: , , ,

10 comentarios Agrega el tuyo »

  1. Haberse enfrentado al cáncer y la mastectomía, suelen suscitar problemas serios en el plano emocional, que muchas veces no se solucionan completamente con una reconstrucción mamaria. Algunos inconvenientes de origen psicológico que se pueden seguir sufriendo tras una mamoplastia son:

    1- Nuestra autoestima sigue baja: los conflictos que vive la mujer durante el desarrollo del cáncer y luego los cambios que experimenta con la mastectomía son muy crueles y no todos estos conflictos se relacionan con la pérdida del seno. Vencer un cáncer de pecho nos enfrenta a superar el temor a la muerte, superar la preocupación de saber si lo dominaremos durante meses, si nos curaremos, nos lleva a atravesar momentos de ansiedad, depresión… es insensato especular que todos estos pensamientos negativos se esfumarán con las prótesis mamarias del busto.
    2- Las consecuencias pueden ser la pérdida de la comunicación en la pareja, y las relaciones afectivas y sexuales se pueden deteriorar. El solo hecho de recuperar el seno, no va a corregir la relación y no va a devolverla al momento en que estaban antes de diagnosticarse la enfermedad. Para enmendar estos problemas de pareja los dos tendrán que aprender a comunicarse y a ser francos y sinceros. Natalia Gómez

  2. si Tot pudiera explicarnos como se consigue ese algo que me imagino que no es momentáneo, me imagino que lo ha construido a lo largo de la vida.
    Como se hace?

  3. Sigo siendo yo, Sandra. Yo estoy asustada por otras razones, que hago? Que haz hecho tu?

  4. Merces Tot, merces pel teu exemple. Tots et restem deutors.
    No soc res ni ningu per donart-en el meu parer.
    Merces per esser tant gran.

  5. saludos tot yo me siento mal y no se que tengo pero la veo a ud y me pregunto como le hace para no estar tirada rn cama, la admiro tot que valor yo no sabria como enfrentarlo, saludos es admirable su respuesta al tratamiento

Han enlazado esta entrada:

  1. Una expliacion de resiliencia (Maria de Villota) — Una Mujer, Una Voz - 15 febrero, 2014

    […] – La sonrisa de ser luchadora: no víctima […]

  2. Ayudas necesarias (cáncer de “mama”) — Una Mujer, Una Voz - 6 junio, 2014

    […] Puede verse otro testimonio: La sonrisa de ser luchadora: no victima […]

Agrega un comentario