Dualismo de Gollum: ¿hay que seguir siempre la conciencia?

Publicado el 17/07/2012 ~ 1 comentario
FacebookTuentiTwitterGoogle+AOL MailCompartir
Me llamo Pilar de Riba Vidal de Vilallonga, hace años que me preocupo por hablar, escribir y leer sobre “la conciencia”. Ahora siendo universitaria aún más (estudio Derecho en la Universidad Pompeu Fabra, de Barcelona). Además me gusta la cocina, me gusta la familia y todo lo que ello conlleva, y me cautiva la literatura y la música. En mi pequeño trabajo de investigación durante el bachillerato escribí estas palabras, sobre un personaje de Tolkien, del Señor de los Anillos, que titulé: Dualismo de Gollum.
“Cada personaje que encontramos en la trilogía de Tolkien simboliza una visión del mal distinta que queda reflejada en su relación con el anillo y en su modo de comportarse frente a él. En algunos se manifiesta hacia el orgullo, a otros les dirige hacia su propio bien y sus intereses, o a otros les lleva a acrecentar su ego: la pura soberbia.
Gollum es un personaje atormentado por remordimientos de conciencia  del pasado y al mismo tiempo por un amor posesivo que sentía hacia el Anillo. Este amor le obligaba a actuar de maneras llevadas con odio y rencor hacia los que le rodeaban. Estaba encerrado en un cuerpo dividido en dos partes que no le dejaban vivir con tranquilidad y en paz, ya que intentaba sobrevivir en un dualismo en lucha entre dos bandos que intentaban dar cada uno su visión de la realidad.
Estas dos personalidades son las que tiene dentro nuestro personaje. Una lucha entre el bien y el mal que habitaban en su cabeza ya que querría hacer el bien, es decir, desearía poder cumplir las leyes (refiriéndonos a leyes como los principios innatos de toda persona), pero es plenamente consciente de que hay una parte en él que no se lo permite, y que incluso logra convencerle de que lo que va a hacer es lo correcto y lo justo”.
Por esto al encontrarme con la figura de Sir Thomas More (ver su biografia) aún se ha acrecentado este interés. He entresacado algunos pasajes de la película: Un hombre para la eternidad.

Y un texto titulado: El individuo o ¿Hay que seguir siempre la conciencia?, de Robert Spaemann (en: Etica. Cuestiones fundamentales)
¿Qué es exactamente eso que llamamos conciencia? ¿Qué hace la conciencia? ¿Tiene siempre razón? ¿Debemos seguirla siempre? ¿Hay que respetar siempre la conciencia de los demás?
Con frecuencia hablamos de los distintos puntos de vista que entran en juego a la hora de llamar a una acción buena o mala, verdadera o falsa, lograda o fallada. Nos preguntamos por lo que en realidad deseamos, intentando comprender el bien como la realización de ese deseo. Hablamos de valores, de consecuencia de los actos y de justicia. No obstante, parece como si existiese una sencilla respuesta que haría inútiles todas las demás consideraciones; esa respuesta sería: la conciencia dice a cada uno lo que debe hacer.
La respuesta es correcta y, a la vez, conduce a error en su misma simplicidad. ¿Qué es exactamente eso que llamamos conciencia? ¿Qué hace la conciencia? ¿Tiene siempre razón? ¿Debemos seguirla siempre? ¿Hay que respetar siempre la conciencia de los demás?
Etiquetas: , ,

1 comentario Agrega el tuyo »

  1. Que estupendo el extracto de la pelicula, ¿quien como Tomas Moro?, un verdadero hijo de Dios, un ejemplo para hoy, tanta gente que se deja llevar por la codicia y hace cosas indevidas por un poco de plata, perdiendo así, la vida eterna con un esplendor mayor que el del oro. Ojala no quede en palabras y sean hechos para tanta gente necesitada del AMOR DE DIOS

Agrega un comentario