Renata Kaczmarska: Queremos apoyar a la familia en sus funciones

Publicado el 16/09/2012 ~ 2 comentarios
FacebookTuentiTwitterGoogle+AOL MailCompartir
Renata Kaczmarska es la Coordinadora del Programa de Familia de Naciones Unidas para preparar la celebración del 20 aniversario del Año Internacional de la Familia, que tiene intención de celebrar en el 2014 (cfr.: Preparativos y celebración del vigésimo aniversario del Año Internacional de la Familia en 2014. Informe del Secretario General).
Esta celebración ofrece una oportunidad sin precedentes para promocionar y potenciar el papel en la sociedad de las políticas familiares.
Pero, ¿qué es la familia? En diversas ocasiones, se ha mencionado que la familia, es el núcleo de la sociedad. Definición, que para muchos, es la más exacta e idónea para clarificar, no sólo lo que es la familia, sino su importancia dentro de la comunidad.
Esto se debe a que la familia forma a quienes actuarán en el futuro, dentro de la sociedad. Cada padre y madre, forman a los hombres y mujeres del futuro. Aquellos que tomarán, en algún momento, las riendas del país. Por lo mismo, es de suma importancia, el hecho que las familias estén bien constituidas. Para que sus hijos se puedan formar en un ambiente acogedor y amoroso. Con ello, aprenderá, no sólo a comportarse en sociedad, sino que repetirá la misma experiencia con su señora e hijos, y de la misma manera con las mujeres.
Por esto, se puede afirmar que el hombre y la mujer no sólo se unen para preservar la raza humana. Su trabajo es mucho más complejo que procrear –que no requiere de mucho esfuerzo-, lo difícil es crear una familia. Crear el ambiente propicio para que los hijos, crezcan y sean hombres y mujeres de bien.
También se dice que la familia es como una célula viva dentro de un organismo mayor, que es la sociedad. Por lo mismo, al ser considerada, como una célula, esta debe ser cuidada. Y esta célula, contiene un núcleo, que son los padres. Por esto la relación que mantengan los dos padres entre ellos será crucial para la sobrevivencia de la familia: se puede quebrar el ambiente de formación de los hijos y de los mismos padres. Resulta evidente que cualquier quiebre matrimonial, perjudica enormemente la relación dentro de la familia. Ésta, en pocas palabras, se quiebra. Ya no seguirá siendo la misma.
Pero la obligación de aquellos padres separados, no termina con su ruptura. Su amor y cuidado, asimismo como la formación de los hijos, no termina ahí. Ya que ellos continuarán necesitando de ambos, para transformarse en personas íntegras, que es la prioridad número uno de todos los padres y madres de familia.
De ahí la gran conclusión: la familia es la base para que todo ser humano se pueda integrar de manera correcta a la sociedad. Los hijos deben ver los aspectos positivos de su familia para potenciarlos en un futuro cercano; y asimismo, al ver los negativos deben aprender a estudiarlos y anotarlos para que no se repitan. Por ello, desde el fondo de toda relación humana a la familia se le considera la escuela primaria de los hijos, desde la cual deberán afrontar los desafíos sociales que les toque.
Es en la familia donde el ser humano aprenderá lo que son los afectos y valores. De qué manera hay que manejarlos y que es lo correcto realizar y lo que no. La formación valórica de la familia es irremplazable. Aquello no lo aprenderá en el colegio o la universidad. Sólo en su familia: núcleo de amor, afecto y comprensión.
En la actualidad se dan diferentes definiciones de familia, pero qué duda cabe que lo común a todas ellas es que es el hábitat natural donde toda persona humana tiene el derecho a nacer, a crecer y desarrollarse, y morir como ser humano, llegando a ser la mejor persona que pueda llegar a ser. Porque es en el ámbito en el que se es considerado y querido por lo que se es y no por lo que tiene o realiza.
La familia es ese lugar natural esencial, a través del cual es posible trabajar realmente en la erradicación de la pobreza extrema, el hambre y la exclusión social en el mundo. Para ello son ineludibles la conciliación entre trabajo profesional y familia, así como la adecuada integración inter generacional.

(Entrevista a la Coordinadora del Programa de Familia de Naciones Unidas, con ocasión de su visita a España para transmitir el contenido de los preparativos para el XX Aniversario del Año Internacional de la Familia)

Renata Kamscmarska tiene ante sí un reto importante que deberá contar con la ayuda de todos aquellos profesionales que trabajan en favor de las familias.
Una orientación para concretar políticas familiares que ayuden a las familias, respetando la realidad de su entorno y la cultura: “Queremos apoyar a las familias en sus funciones y difundir las buenas prácticas en políticas familiares”.
Este mensaje de Renata Kaczmarska tiene repercusiones muy serias. Lo que viene a decir la responsable de familia de la ONU es lo siguiente: más que cambiar la definición del matrimonio y de la familia de un país, los gobiernos deben crear las condiciones para que las familias puedan cumplir sus funciones y apoyarlas allí donde no puedan hacerlo.
Y el giro se produce con esta idea tan sencilla para diseñar las políticas familiares: “atender a las familias como unidades en lugar de tratar a sus miembros de forma individual”. Este enfoque permitiría ayudar mejor a las familias que pueden correr más riesgos económicos. Kaczmarska cita cuatro ejemplos: hogares mono parentales; familias numerosas; familias que cuidan a discapacitados; y familias emigrantes (Aceprensa: leer artículo completo).
Etiquetas: ,

2 comentarios Agrega el tuyo »

  1. Interesante, muy interesante. Lo voy a difundir. El año 2014 intentaré estar allí. Y ¡que alegría! familia , familia… Nunca se ha profundizado tanto sobre este tema tan importante. Ventajas de las crisis de crecimiento.

  2. Me gustan que sean mujeres las que defienden a la familia. Tenemos un sentido práctico innato.

Agrega un comentario