Mey Zamora: hogar, un retorno a lo esencial

Publicado el 13/04/2010 ~ 0 comentarios
FacebookTuentiTwitterGoogle+AOL MailCompartir
Mey Zamora, casada, madre de cuatro hijos, publicó en este año pasado “Dulce hogar: un retorno a lo esencial”. No sólo porque es ama de casa sino porque es filóloga y periodista de profesión, le hicieron diversas entrevistas e inaguró una web: El hogar de May.
Todo esto nos sirve como testimonio y como artículo de fondo sobre el Hogar y su esencialidad en la vida humana. Mey nos ofrece gentilmente su imagen y sus palabras: todo un tratado de amor familiar, de serenidad, sencillez y profesionalidad.

Además copiamos la entrevista en La Razón del 19-09-2099:
«Este libro me parece la crónica de un acto de valentía, de una decisión vital casi temeraria», asegura José Antonio Marina en el prólogo de «Dulce hogar» (Plataforma), donde la periodista Mey Zamora relata cómo decidió dejar su profesión para dedicarse a cuidar de su casa y sus hijos en lo que considera «un retorno a lo esencial en tiempos de crisis». Entre los trucos de cocina, la economía doméstica y la conciliación, Zamora ha escrito toda una reivindicación de la siempre olvidada ama de casa.
-¿Y dice que su casa es un hotel de lujo?
-Sí, un hotel de cinco estrellas. Pero eso no tiene que ver con el poder adquisitivo. Puedes convertir tu casa en un hotel de lujo aunque tenga 50 metros cuadrados. Si prefieres invitar a tus amigos a cenar a casa antes que salir a un restaurante, es que tu casa es un cinco estrellas.
-¡Yo también quiero ser amo de casa!
-Me parece muy bien, ¿quién se lo impide? No es cuestión de género. Por parte de los hombres, percibo cada vez más voluntad de no perderse nada: ni la paternidad, ni el cuidado de los hijos, ni la organización del hogar…
-¿Qué le ha devuelto al hogar?
-Los hijos y la búsqueda de una mayor calidad de vida. Cuidar de la casa es cuidar de uno mismo: hemos puesto mucho énfasis en desarrollar una carrera profesional, pero cuidar la casa también pasa por cuidar de uno mismo.
-En tiempos de crisis suena muy bien.
-Vivimos una crisis que no sólo es económica. Cada vez observo una mayor tendencia a conciliar la vida profesional y la privada. Volver al nido te da una gran calidad de vida.
-José Antonio Marina habla de volver al ágape.
-Reivindica una cultura del cuidado. Y es que hombres y mujeres hemos descuidado el afecto, sobre todo en el ámbito doméstico. Cuidar de los míos me da mucha paz.
-¿Fue  muy duro renunciar a su carrera?
-Ser ama de casa no me imposibilita para la vida, ni para dejar de leer y escribir. Soy feliz dando un repaso diario a la limpieza del hogar, cocinando, educando a mis hijos…
-¿Y su marido? ¿Es reeducable para el trabajo del hogar?
-Parece que los hombres tienen dificultades para desarrollar el trabajo doméstico, sobre todo en lo que respecta a generaciones más maduras. ¡Lo que no se trabaja, se atrofia!
-Habrá quien piense que se ha convertido en una esclava gustosa de serlo.
-Esclavo es aquel que no tiene opción. Yo he escogido libremente. No podemos criminalizar a la mujer que se queda en casa, porque es una opción libre.
-¿Qué le dice la «slow life»?
-Me gusta el concepto de desaceleración: vamos demasiado deprisa. Hay una tendencia a que hombres y mujeres desaceleren para no ser esclavos de una vida dedicada a la productividad.
-¿Renunciando a placeres más mundanos?
-Volver al hogar no significa renunciar a nada, ni siquiera a dejar de ganar el dinero que necesites. Pero todo en su justa medida, sin consumismo. Yo digo que me basta con ser ama de casa para realizarme.
-Las estadísticas dicen que las amas de casa se deprimen.
-Y muchas toman medicamentos contra la depresión. Sucede porque la mayoría no ha escogido serlo. Para realizarse es necesario recibir cierta gratificación. Un ama de casa, generalmente, no la obtiene.
-Y encima te llaman maruja.
-Eso ya es insoportable. Me gustaría que mi libro sirviera para dignificar el trabajo del hogar. Sobre todo, pensando en generaciones anteriores, en aquellas mujeres que no han podido elegir, aquellas a quienes su entorno nunca se ha planteado decirles: ¡gracias, amas de casa!
Se pueden ver otras entrevistas en:
Retorno al hogar(La Vanguardia 11-07-09)
Reivindicación de las tareas domésticas (Que leer, 29-06-09)
Etiquetas: , , , ,

Los comentarios están cerrados