Embarazos múltiples: afectividad en el seno materno

Publicado el 28/03/2013 ~ 1 comentario
FacebookTuentiTwitterGoogle+AOL MailCompartir
En este artículo se explica lo que todos decimos o intuimos, que los hermanos o hermanas mellizas o gemelas, etc., tienen unos vínculos de cariño especiales.
Es deslumbrante y milagroso a nuestros ojos observar el inicio de estos vínculos ya en el seno materno y persisten a lo largo de toda la vida.
Recordemos que la concepción tiene lugar en el momento en que el espermatozoide del padre se une con un óvulo de la madre para formar un nuevo ser, distinto a ambos progenitores. La primera etapa de desarrollo será conocida como “cigoto”.
La vida de la persona concebida es un continuo proceso de potencial crecimiento desde la concepción, donde el nuevo ser tendrá todo lo que necesita para desarrollarse y convertirse en la persona que será, hasta su término vital, la muerte. Todas las características físicas cognitivas y psicológicas de las personas evolucionan y cambian a lo largo de toda la vida.
En la etapa pre-natal y posterior al nacimiento, cada momento es conocido como una etapa evolutiva, es decir, es proceso continuo e ininterrumpido.
Durante la etapa germinal (desde la fertilización hasta las dos semanas) el “cigoto” está en un período de división celular rápida produciéndose un organismo cada vez más complejo.
En la etapa “embrionaria” (de las 2 hasta las 8 semanas), el embrión crece rápidamente y se desarrollan los sistemas corporales y los órganos más importantes.
La etapa “fetal” (de la 8 semana hasta el nacimiento) empieza con la aparición de las primeras células óseas. Así pues desde la semana 12 a la 16 el bebe tendrá todos los órganos formados siendo posteriormente un periodo solo de crecimiento. En este video podemos observar paso a paso lo que ocurre en la primera cuna de cada ser humano.

Paralelo al desarrollo orgánico se inicia en la etapa pre-natal la aparición y el desarrollo de manifestaciones psíquicas únicas. Esta realidad se hace más evidente en los embarazos múltiples: gemelos, mellizos, trillizos, etc. Los embriones se relacionan entre sí desarrollando estrechos vínculos afectivos.
Es posible observar una personalidad más dominante de otra más tranquila, hay formas de interrelacionarse, de jugar, de consolarse, hasta de pelear, generando experiencias vitales y vínculos que quedan marcados en el cerebro, suscitando los primeros recuerdos y fomentando pautas de comportamiento que serán posible identificar en etapas posteriores.
Este desarrollo físico, cognitivo y psicosocial de las personas irá cambiando, como es lógico, a lo largo de la vida: son las experiencias de la persona y su entorno.


Etiquetas: ,

1 comentario Agrega el tuyo »

  1. muy muy interesanteeeeee
    gracias

Agrega un comentario