Ecología del hábitat y de la maternidad

Publicado el 12/08/2010 ~ 1 comentario
FacebookTuentiTwitterGoogle+AOL MailCompartir
El hábitat natural de una persona es primero su propia familia y el lugar que la cobija, su hogar. El hábitat natural de todos los seres humanos es la Tierra con todos sus recursos, sin los cuales el hombre no podría sobrevivir; porque nos alimenta, nos cobija, nos proporciona calor y humedad.
Permite la vida, la respiración. Es nuestro nido, donde cabemos todos. Además nuestra naturaleza es rítmica y ordenada. Todo tiene un ritmo, un orden y un tiempo; tiempo para sembrar, tiempo para regar, tiempo de esperar, tiempo para cosechar, tiempo para distribuir. Y luego recuperar su potencial.
Si los ritmos se desordenan o se machacan no dan la posibilidad real a la naturaleza para que florezca, sin sus ritmos irremediablemente es imposible. Vaciamos, secamos, abandonamos, quitamos la posibilidad de generar vida regularmente.
Por todo ello necesitamos el cuidado y el respeto de nuestro hábitat natural, nuestro hogar, la Tierra a nivel global. Es la garantía de un mundo extraordinario, nuestro vergel, en la plenitud de la belleza, de la grandeza y de la vitalidad.
A lo mejor se oye decir que la naturaleza no perdona nunca, pero la naturaleza es muy agradecida si la cuidamos como necesita ser cuidada. El hombre es LIBRE en todo, siempre… Pero NUNCA… SERA LIBRE DE LAS CONSECUENCIAS DE SUS ACTOS, ESTOS SON LO QUE SON irremediablemente.
Por esto cabe la pregunta: ¿en este proceso, en el cual el hombre es su creador y promovedor, hace la vida humana en la tierra “más humana” en cada aspecto? Y la respuesta es obvia: el verdadero sentido del bien en nuestra interacción en la naturaleza humana y el mundo material, es el efecto que produce en la persona humana -en su esencialidad como ser libre y responsable de todo-, no justamente en un mero logro o acumulación y bienestar.
Caben como ejemplo dos videos:
1- Mercedes es una chica con un historial clínico muy complicado. Ha pasado por muchas enfermedades y operaciones. Un buen día se quedó embarazada, aunque le había dicho que era casi imposible ya que le habían extirpado varios quistes de los ovarios. A pesar de que los médicos le aconsejaron abortar por su situación, ella decidió seguir adelante… ¿quién era ella para poner freno a esa vida?
2- Meritxell. A los seis meses de embarazo le diagnosticaron una rotura en la bolsa. Su hija estaba en peligro. Le dijeron que lo mejor era abortar para que ella no sufriera ninguna infección. Su marido y ella decidieron seguir adelante y que el embarazo se decidiera de forma natural. Al cabo de pocas semanas nació su hija. No tenía posibilidades de vivir y murió en sus brazos.
Etiquetas: , , ,

1 comentario Agrega el tuyo »

  1. Me ha impactado ver en estas personas algo que en mi vida ha sucedido en optras ocasiones. Verificar QUE LA NATURALEZA ES SABIA, , RESPETAR SUS PAUTAS NATURALES, es al final lo mejor, lo menos doloroso, los efectos secundarios son paradojicos porque conviven la pena, y aunque parezca mentira la paz y la alegria. Se descubre el SENTIDO de aquel inicial sinsentido. Gracias

Agrega un comentario