Mamen Sánchez -directora adjunta de ¡Hola!

Publicado el 17/06/2012 ~ 1 comentario
FacebookTuentiTwitterGoogle+AOL MailCompartir
Mamen Sánchez, (Valencia, 1972) es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense y ha realizado cursos de doctorado en Historia y Literatura, además de cursos de Literatura y Civilización Francesa en la Sorbona y de Literatura Inglesa en las universidades de Londres y Oxford. Es subdirectora de la revista ¡Hola! y directora de ¡Hola! México. Forma parte de la tercera generación de una familia -una revista creada por sus abuelos, Antonio Sánchez y Mercedes Junco-. que durante sesenta y cinco años ha retratado en papel couché un mundo de reyes, príncipes y princesas y ha acercado al lector la vida, obra y milagros de los personajes famosos.
Está casada y tiene cinco hijos. Combina su trabajo editorial con el de escritora (ver elenco de sus novelas). No niega lo bien que le viene a sus libros ser quién es y pertenecer a la familia que pertenece, pero los beneficios de sus novelas van destinadas a fundaciones benéficas.

Cfr. Declaración de Madrid 2012 sobre la Familia
Pueden verse alguna post más sobre la familia:
La palabra VERDAD y la palabra MADRE
Una mujer corriente: ¡vale la pena! (Roma-Barcelona)
Etiquetas: , , ,

1 comentario Agrega el tuyo »

  1. Me gusta mucho este testimonio. Una mujer que no ha renunciado a nada: es esposa, madre y profesional de reconocido prestigio.
    Felicito a la empresa por haber confiado en ella.
    Conozco a muchas jóvenes que se plantean renunciar a la maternidad para no perder ocasiones profesionales. Es una realidad la discriminación que se plantea al valorar la vida familiar de hombres y mujeres. Si el candidato es un varón que tiene esposa e hijos se le ve como una persona estable que aportará seriedad y credibilidad a la empresa. Si la candidata es una mujer su proyecto familiar se ve como un grave riesgo a su rendimiento.
    hay que demostrar que estos planteamientos son erróneos; los hijos no suponen una carga para las mujeres, sino más bien un impulso que les hace rendir más.
    El equilibrio familiar, es un valor positivo que favorece el rendimiento laboral y esto es válido para hombres y mujeres.
    Por otra parte, aun cuando integrar la vida laboral en el proyecto familiar exige esfuerzos por parte del hombre y de la mujer, renunciar a los hijos por un puesto de trabajo es negarse a vivir con plenitud la feminidad y la masculinidad.

Agrega un comentario